TODO UN DIOS ENAMORADO DE TI – Testimonio de Isabel Ibáñez

0

A veces resulta difícil abrir el corazón y dejar que el mundo conozca aquello que nos llena por dentro. Supongo que es por culpa de esa tendencia al egoísmo que hace que nuestra cabeza, basándose en una lógica humana, nos diga “si lo compartes, lo pierdes”. Creo que eso es lo que más me atrae del Señor: como rompe todas las relaciones lógicas y hace todo nuevo, más grande y bello.

 

Soy Isabel, tengo 22 años y soy maestra de infantil. Desde pequeña me he sentido atraída por el misterio de la Eucaristía. Me acuerdo que hace algunos años, cuando todavía no existía el Proyecto Adorar, los jueves había una hora de adoración en la catedral. Reconozco que no siempre iba de buena gana, porque como adolescente se te ocurren un millón de cosas que hacer mejores que sentarte en un banco de la catedral durante una hora, pero aun así sentía que debía ir, algo (más bien Alguien) me llamaba a estar allí, sólo mirándole y dejándome mirar. Tengo que decir que, por mi forma de ser, soy una fan de las oraciones personales, la contemplación, el silencio, sin nadie más que el Señor. En este sentido Adorar me ha ayudado mucho a vivir la oración desde la comunión con la comunidad, con mi parroquia. Ahora estoy segura de que no hay nada más grande que estar en la presencia del Señor rodeada de gente que le ama tanto o más que tú. Y cuando esas personas son también importantes para ti la experiencia es inexplicable. Eso es Adorar.

 

El Proyecto Adorar es un detalle más de ese amor loco e incomprensible del Señor del que hablaba al principio. Son innumerables las Gracias que se han repartido delante de esa custodia y es un auténtico regalo que el Señor siga bendiciéndonos con otro curso más de jueves a sus pies. Durante estos cinco años (sí, ya estamos en el sexto cursos… es increíble) hemos pasado momentos de todo tipo y mirando hacia atrás con perspectiva, es impresionante pensar que cada jueves, el Rey de reyes, el Amor mismo, nos ha estado esperando para consolarnos, para animarnos, para bendecirnos, para mostrarnos su Amor… en resumen, para hacernos felices. Y por si esto fuera poco impresionante, lo cierto es que no nos esperaba a nosotros de forma general, sino que nos buscaba a cada uno: me esperaba a mí, te esperaba a ti.

 

 

Disfrutando de esta experiencia todos los jueves, no sólo te llevas todos los regalos que el Señor le hace a tu alma, sino que puedes descubrir levemente cómo también trabaja en las almas de todos los que pasan por allí. Todavía se me ponen los pelos de punta cuando ves a matrimonios o parejas de novios que ese jueves no se quedan embobados mirándose a los ojos, sino que juntos miran hacia un mismo lugar, y ese lugar es la custodia y en el centro Dios mismo, que estoy segura de que en ese momento sonríe orgulloso de ese amor y hace que se parezca un poco más al suyo. En el fondo eso es lo que hacemos todos en Adorar: dejar de mirarnos para mirarle a Él, dejar de hablar para escucharle a Él. Es una cuestión de Amor. Te lo aseguro, el Amor de tu vida te espera todos los jueves del curso en la parroquia de la Anunciación, mírale y déjate mirar.

 

Isabel Ibáñez

 

VACIAR EL CORAZÓN – Testimonio de Raquel García

0

Yo estuve entre aquellos miles de jóvenes que vivieron intensamente la famosa JMJ de Madrid de 2011 junto al Papa Benedicto XVI. Por aquel entonces, no tenía ni idea de qué era eso de Adorar al Santísimo o qué era una Custodia, pero cuando apareció la Custodia de Toledo en la Vigilia de Cuatro Vientos, yo también caí de rodillas junto a mis compañeros, envueltos en un silencio de oración sepulcral. Volví de la JMJ “tocada” e impresionada, sintiendo que había vivido algo especial y con la necesidad de querer más, aunque todavía no sabía el qué.

La respuesta llegó en forma de un grupo de amigos, que me hizo aterrizar en la parroquia La Anunciación de Santander. Hasta entonces yo era la “sin parroquia”, iba y venía, pero sin estar arraigada en ningún lugar en concreto. Así en octubre de ese mismo año (2011), dio comienzo el “Proyecto Adorar”.

Al principio, me dejé llevar cada jueves, asistiendo para tener un momento de encuentro entre amigos, pero poco a poco descubrí que era aquel “más” que yo buscaba al volver de la JMJ.

Descubrí que era mí momento, Nuestro momento. Esto hizo que me fuera involucrando cada vez más en el proyecto: ayudando en la preparación del ambiente o apoyando los cantos y las lecturas.

Entre las prisas, agobios y tensiones de la semana, Adorar se convirtió en mi desierto y en mi válvula de escape. Organizaba mi agenda dejando libre la tarde-noche de los jueves para poder quedar con El. Es la oportunidad de sentarme cara a cara con el Señor, de vaciar el corazón, cumpliendo eso de “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré”. Mt 11, 28. En mi día a día, entre mi trabajo como maestra, los estudios que realizo a distancia, las clases de inglés y demás historias, me resulta muy difícil encontrar un momento de paz y sosiego para orar, para estar tranquila, en definitiva para cuidar mi relación con Dios.

Por eso Adorar me ofrece el ambiente perfecto, para que, al menos una vez por semana, pueda tener ese encuentro con el Señor. Y aunque a veces me dejo llevar por el cansancio y la pereza, y no asisto, cuando vuelvo siento ese abrazo del Padre que se alegra al ver regresar a su hija a casa.

 

Estaré eternamente agradecida por los frutos que este proyecto ha dado en mi vida. Algunos de mis mejores amigos, ya como hermanos, han surgido de este entorno, también junto al Señor he tomado decisiones importantes de mi vida, como fueron volar como voluntaria a India (2012) y a Argentina (2015).

Es por eso que iniciativas como esta no deberían perderse. Invito a todos los jóvenes que se acerquen, que lo conozcan y que se dejen amar por El.

 

Raquel GC

¡Feliz día de la Anunciación!

0

¡Feliz día de la Anunciación! Hoy celebramos, trasladada, la fiesta de nuestra parroquia con una misa solemne a las 20:30h. ¡No faltes!

En ADORAR celebramos la resurrección

0

¿Tienes preguntas? Prueba Alpha

0

El próximo miércoles, 11 de abril, comienza la segunda edición de Alpha en nuestra parroquia.

¿Qué es Alpha?

Alpha es una serie de sesiones interactivas que exploran la fe cristiana. Generalmente dura 8-12 semanas, permite a cualquier persona explorar la vida, la fe y el propósito de una manera amigable, abierta e informal. Cada tema explora una pregunta distinta sobre la fe y está diseñada para alentar a la conversación.

Alpha se hace en cafés, iglesias, universidades, prisiones, hogares y escuelas alrededor del mundo. Ningún Alpha es igual a otro, pero todos tienen tres elementos en común: comida, charla y un diálogo en grupo pequeño.

¡No dejes de invitar a aquellos  que tienes cerca!

¡Feliz Pascua!

0

Oficios de la Semana Santa 2018

0

Ya tenemos los horarios de los oficios de la Semana Santa. No dejes de venir a celebrar los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

Retiro Diocesano de Cuaresma

0

La Vida Consagrada, encuentro con el amor de Dios

0

“Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría.” (Mt 2, 10)

0

 

El viernes, 5 de enero de 2018, el Proyecto ADORAR realizará un acto de evangelización extraordinario en el centro de la ciudad para invitar a niños, jóvenes y mayores a tener un encuentro con Jesús.

Coincidiendo con el final de la cabalgata de Reyes, la víspera de la fiesta de los Magos de Oriente que la Iglesia celebra el 6 de enero, los jóvenes de la Parroquia de la Anunciación saldrán a las calles aledañas a esta céntrica parroquia para invitar a aquellos que pasen a entrar a orar ante Jesús en la Eucaristía.

A las 20:45h. se celebrará la misa y, en torno a las 21:30h., Jesús en la Eucaristía quedará expuesto hasta las 23h. que tendrá lugar la bendición y reserva. Los niños podrán poner su vela simbolizando su oración junto al Niño Jesús.

Este acto celebra ya su séptima edición, desde que comenzara el Proyecto ADORAR en octubre de 2011.

 

Ir arriba